Marisco congelado

¿Cuándo utilizar marisco congelado en tus recetas?

Al igual que ocurre con los pescados congelados, siempre podrás utilizar marisco congelado en tus recetas. Por supuesto, es indispensable que dicha receta se adapte al tiempo de cocción que tendrán estos alimentos congelados. Se entiende que este tiempo suele ser el doble o hasta el triple de lo que generalmente se tarda en cocinar esa clase de marisco en particular. ¡Si logras acomodar la receta no hay inconveniente!

Dicho lo anterior, es prudente recalcar que se deben tener en cuenta ciertos aspectos antes de cocinar con marisco congelado. Esto se abordará de inmediato para que puedas sacar, siempre, el mayor provecho a estos productos de mar (estén congelados o no).

Consideraciones al cocinar marisco congelado

  • En primera instancia, es necesario que el marisco congelado en cuestión no rompa la cadena de frío que pudiese estar manteniendo. Esto quiere decir que, cuando se trata de mariscos, no es buena idea descongelar y volver a congelarlos nuevamente, ya que estarías incentivando a la descomposición del alimento y al desarrollo de bacterias que podrían terminar en tu comida.
  • El marisco congelado, por sí mismos, tienen una vida útil bastante larga si están congelados, llegando a durar entre 4 y 6 meses en el congelador sin ningún tipo de temor a que el alimento se haya dañado o contaminado de alguna manera (siempre que esté bien envuelto por supuesto). Por este motivo, si se quiere descongelar mariscos, lo más recomendable es que los coloques en la parte más baja del refrigerador para que se vayan ambientando de forma paulatina y correcta al momento de usarlos.
  • Otra de las consideraciones a tomar en cuenta antes de cocinar marisco congelado, es precisamente que al cocerlo en estas condiciones, es muy probable que pierdan sabor por el tiempo de más que le tomará alcanzar la temperatura deseada. Es una de las principales razones por las cuales el descongelado del marisco es más recomendable que su cocción o uso congelado.
  • Como última consideración, es necesario que limpies muy bien el marisco congelado antes de ponerlo a cocinar. Puede ser algo un poco difícil de lograr si se toma en cuenta que los mariscos son más pequeños que una pieza de pescado y que, congelados, pueden ser mucho más trabajosos de limpiar. Si aún así quieres intentarlo, ¡entonces no tienes razones para detenerte de hacerlo!

Consideraciones al descongelar marisco

En el presunto caso de que tomes la opción de descongelar el marisco, es importante que tengas en cuenta lo siguiente:

  1. No se recomienda descongelarlos a temperatura ambiente sino, más bien, descongelarlos dentro de la nevera y de forma progresiva.
  2. Si el marisco congelado está crudo y lleva cáscara, lo mejor es que lo sumerjas en agua fría durante algunos minutos para descongelar con más rapidez.
  3. Limpia muy bien los mariscos una vez hayan alcanzado la consistencia y temperatura deseada. De lo contrario podrías fomentar la aparición de bacterias en la superficie de estos alimentos.

No esperes más y prepara la receta con marisco congelado que más te guste para así sacar el mayor provecho posible a esta clase de alimentos. ¿Qué dices?

Deja una respuesta